Los productos audiovisuales como herramienta para llegar a posibles turistas

La tecnología le ha permitido a muchos municipios y localidades del interior del país, especialmente aquellas que tradicionalmente no eran considerados centros turísticos, entrar a jugar en este competitivo terreno. Esto se debe, en parte, a la posibilidad de difundir contenidos audiovisuales a través de las diferentes plataformas que nos ofrece la red, llegando así a muchísimas más personas que podrían estar interesadas.

Por otra parte, acceder a una empresa dedicada a brindar soluciones audiovisuales, es decir, básicamente productoras que se encargan de generar contenido audiovisual de forma profesional, sin prescindir de cuestiones tales como el marketing, ya no es una cuestión dificultosa. De hecho, nuestro país se caracteriza por contar con excelentes productoras y profesionales altamente capacitados para lograr esos objetivos.

Los contenidos audiovisuales funcionan tanto para los grandes centros turísticos como para aquellos parajes o localidades conocidas por una menor densidad de gente. En el primer caso, su función es la de seguir estableciendo un nombre, como si se tratara de una marca, que busca reafirmar la confianza de sus turistas tradicionales y, al mismo tiempo, atraer a nuevas personas. En el segundo, difundir una opción poco conocida pero que puede resultar interesante para determinado perfil de público.

En algunas ocasiones, las diferentes casas de la provincia que existen en la ciudad de Buenos Aires generan espacios para difundir estos destinos alternativos, y no casualmente una de las herramientas predilectas es el contenido audiovisual, a veces acompañado de otras posibilidades técnicas. El mapping en Argentina, por ejemplo, que puede ser definido como una especie de proyección en 3D, es utilizado frecuentemente por el sector del turismo.

Invertir en este tipo de posibilidades que nos facilita la tecnología ha logrado posicionar áreas que tradicionalmente no eran tan conocidas por el gran público, logrando de este modo explotar de forma más inteligente las increíbles bellezas que esconde nuestro maravilloso país. Naturalmente, todo esto exige cierto grado de inversión, desde luego, pero en términos comparativos resulta irrisorio en relación a los beneficios que puede traerle a una localidad determinada.

En muchos casos, el contenido audiovisual se difunde principalmente a través de las redes sociales, consiguiendo muy buenos resultados aun cuando se lo implementa sin un marco estratégico real. Los eventos realizados por los diferentes gobiernos provinciales también son una posibilidad que vale la pena explorar.

En cualquier caso, el turismo es uno de los sectores que más ha sabido sacarle el jugo a los contenidos audiovisuales y, sobre todo, al marco en el que estos habitualmente se difunden: la web. De hecho, es justo pensar que uno de los grandes beneficios que nos ha traído internet es la posibilidad de hacerle llegar al público el conocimiento de destinos verdaderamente ocultos en nuestro país.

Como toda herramienta, los contenidos audiovisuales siempre deben ser utilizados dentro de un proyecto de marketing más amplio, específicamente diseñado para lograr ciertos objetivos, y eso es algo que muchos municipios y pequeñas localidades están comenzando a hacer.