Tecnología y turismo, dos ámbitos cada vez más vinculados

Hace algunos días viajé a Buenos Aires y monté una oficina temporal para seguir trabajando estando lejos de mi hogar por algunas jornadas. Como siempre, llevé mi notebook aunque para una serie de tareas de mi empresa necesité más equipamiento. Fue entonces que, gracias al consejo de un colega y amigo, tomé provecho de los servicios de una empresa que se dedica al alquiler de fotocopiadoras como la de Richam; a fin de cuentas, no es la primera vez que se mezclan los viajes con los alquileres, algo que es recurrente en el ámbito de los alojamientos.

Este hecho me hizo pensar en otro vínculo, el de la tecnología con el turismo. Y si bien en una primera instancia estas escenas podrían parecernos inconexas, al explorar el negocio del turismo se advierte una creciente y sostenida integración de soluciones tecnológicas. Comencé explorando el sitio web oficial del Ministerio de Turismo de la Argentina, donde aseguran que trabajan para convertir a la tecnología en un pilar fundamental para la construcción del turismo federal en el país. Según dicen, el avance tecnológico es un modo de mejorar la experiencia del turista en el antes, el durante y el después de un viaje.

En rigor, no se trata de algo que sea totalmente novedoso, pues se trata de un correlato de lo que ocurre a nivel mundial. Desde experiencia de realidad virtual para promocionar destinos, pasando por las ya célebres aplicaciones móviles del sector, o las plataformas que conectan a turistas con lugareños que tienen algo que ellos necesitan, desde un sofá para dormir hasta un baño disponible.

En términos concretos, hay mucho más que aquellos ejemplos. El antes mencionado Ministerio de Turismo organizó recientemente un concurso llamado “Innovar para viajar”, para el cual recibieron más de mil proyectos en los cuales se entrecruzan turismo y tecnología. La iniciativa ganadora fue Co-Labtur, un emprendimiento que se autodenomina de innovación socia turística, que sirve para el relanzamiento de destinos a nivel promocional, y que también interviene en áreas turísticas que sufren desastres naturales, generando en estos sitios proyectos que vuelvan a despertar el deseo por parte del turismo.

Otro de los proyectos destacados en el concurso es Glamping, un servicio de asesoría para la instalación de campings lujosos y sustentables. La empresa en cuestión ayuda a instalar un campamento de 5 estrellas, que además cuente con energía renovable y otras soluciones ecológicas mediante el uso de tecnología. Y no podían faltar las aplicaciones: en este terreno se destacó Turismo Smart, una app que ofrece información de los destinos agregando tecnologías de realidad virtual, además recogiendo datos sobre los turistas-usuarios, generando un big data propio que puede ser aprovechado por gestores turísticos. Los ganadores recibieron premios desde 150 mil a los 450 mil pesos, para potenciar sus proyectos.

Mientras tanto encuentro en el alquiler de equipos tecnológicos (es posible ver más detalles en este enlace https://richam.com.ar/alquiler-impresoras.php una faceta poco explorada en la intersección en donde se encuentran el turismo y la tecnología. ¿Qué tal si en vez de cargar una notebook, una cámara réflex y otros dispositivos, el turista simplemente los alquila en destino? Aquí estaré, para escuchar ideas. Las espero con ansias.