Tips de iluminación que podemos aprender viajando

No es raro que, al regresar de un viaje, uno quiera implementar casa ciertos detalles que se han observado en el exterior, sobre todo en materia de iluminación, donde el uso responsable es menos una alternativa que una obligación para todas las personas. Dicho sea de paso, agradecemos a la gente de Electrofer, quien nos ha asesorado en relación a la tecnología LED y artículos de iluminación en general.

Lo primero que hay que decir al respecto es que la iluminación que uno observa en hoteles y restaurantes de muchos países no parece distinta a la nuestra, al menos en el aspecto. En Argentina predominan las lámparas de bajo consumo, mientras que en el exterior la tecnología LED es probablemente la más aplicada.

Hay una diferencia importante entre estas dos opciones: las bajo consumo no necesariamente son LED, mientras que éstos últimos siempre otorgan una clara reducción en términos energéticos. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de renovar las lámparas de casa, o de reponerlas. La tecnología LED acaso sea un poco más costosa, pero ciertamente es más duradera y facilita el ahorro integral en energía en cualquier domicilio o comercio.

Resultado de imagen para ahorra luz

Al viajar esto se ve prácticamente en todos los hoteles, salvo, quizás, aquellos que no vacilan en brindar un servicio ampliamente costoso. Lo habitual, sin embargo, es que los emprendimientos hoteleros se tomen muy en serio el tema de la iluminación, incluso con distintas alternativas dentro de una misma habitación para que sea el usuario quién decida. Los precios de iluminación LED permiten esa posibilidad.

En la Argentina estamos acostumbrados a iluminar los ambientes de forma mucho más intensa que en otros países, prefiriendo una lámpara central, o varias, en cada ambiente, y dejando en un segundo plano la posibilidad de iluminarlo de acuerdo a la actividad que se esté realizando en él, por ejemplo, cenando o viendo televisión. Es importante incluir esta opción aun cuando suponga la instalación de más equipos de iluminación dentro del ambiente.

Con excepción del baño, que siempre debe estar perfectamente iluminado debido al riesgo de sufrir accidentes domésticos, algo parecido puede aplicarse en el resto de los ambientes de la casa, y sobre todo en los dormitorios. Esto es algo que los hoteles aplican de manera muy inteligente, incluso en nuestro país, buscando un uso racional y responsable más que una reducción en el gasto energético.

Es fácil caer en la suposición errónea de que, a mayor cantidad de unidades de iluminación, mayor será el gasto en la próxima factura de luz. Pero lo cierto es que al tener más opciones, como las que claramente podemos notar en muchos hoteles, mayores serán las herramientas para iluminar cada ambiente de acuerdo al uso que se le esté dando. Parece una cuestión menor, pero sin dudas puede marcar la diferencia.

Nos pareció interesante hacer mención de estos temas, en especial en épocas donde el ahorro de energía se ha ido convirtiendo en un asunto de gran importancia para buena parte de los hogares en la Argentina. En este sentido, la tecnología LED es quizá la que mejor nos permite reducir el consumo y seguir manteniendo los niveles de iluminación óptimos a los que seguramente estamos acostumbrados.